Carta a las compañeras venezolanas

Carta a las compañeras venezolanas, bolivarianas, revolucionarias, de las Feministas del Abya Yala

Es vergüenza lo que sentimos, compañeras, hermanas, cuando sabemos que Argentina votó contra Venezuela en las Naciones Unidas, convalidando la injerencia norteamericana que promovió la resolución 43 del Grupo de Lima. En esa resolución, en la que Argentina se suma a la oposición violenta, fascista, que en Venezuela propugna la intervención extranjera, se prorroga por dos años el mandato de la “Misión Internacional Independiente de Determinación de los Hechos sobre la República Bolivariana de Venezuela”. Una misión –financiada por el grupo de Lima- que de Independiente no tiene nada, sino que es parte de la estrategia fascista gringa para derrotar todo atisbo de Independencia.

El gobierno argentino defraudó las esperanzas que algunos pueblos del continente depositaron en la posibilidad de que se reanimara una política exterior como la que alentaran los forjadores del ALBA, de UNASUR, de quienes soñaron una Patria Grande Latinoamericana. Votar con Bolsonaro, con Piñera, con Duque, es lo mismo que hubiera realizado un tal Macri como presidente. Lo hace Alberto Fernández –con su “política maternal”-, lo hace Cristina Fernández, dejando atrás el No al ALCA, el no a la intervención imperialista que los gobiernos del continente, con la presencia de Néstor Kirchner y de Hugo Chávez, realizaron hace 15 años en Mar del Plata. Lo hace este gobierno, que dijo distanciarse de las políticas conservadoras y fascistas de Macri, a través de su canciller Felipe Solá, uno de los responsables de la Masacre de Avellaneda. Nos preguntamos: ¿Con qué autoridad puede hablar Solá de derechos humanos?

La decisión del gobierno argentino de votar contra Venezuela junto con gobiernos golpistas que violan permanentemente los derechos humanos en sus países como Chile, Perú, Ecuador, Brasil, Colombia entre otros, desnuda la política de la Cancillería Argentina. Ha formado bloque con los gobiernos que guardan silencio sobre el bloqueo a Cuba por más de 50 años, que guardan silencio frente al golpe de estado en Bolivia.
Esta carta, hermanas bolivarianas, compañeras, compañeres que han puesto sus vidas en defensa de la revolución, del chavismo bravío, de la independencia de su pueblo, es para decirles que estamos dolidas, indignadas, y que las abrazamos. Que nuestra unidad no será rota por las políticas de un gobierno que cede y cede ante los aprietes imperiales, y que algunos de sus funcionarios son agentes de los gringos. Esta carta, hermanas bolivarianas, es para decir que caminamos a su lado. Que todas somos feministas en resistencia, bolivarianas, revolucionarias, y que estamos dispuestas a acompañarlas en la defensa de la revolución, y también en sus críticas a la misma, a las burocracias, a quienes desde adentro la boicotean y corrompen. La revolución bolivariana se defiende con más comuna, con más socialismo, con más feminismo, con más internacionalismo.
Comuna feminista, antipatriarcal, o Nada. Viva la Revolución Bolivariana, chavista, socialista y feminista. Fuera Solá, y su traición política a la Patria Grande.

Argentina

Octubre 2020

Comments

  1. Apoyo la carta comunicado emitido por Las compańeras feministas de la tinta violeta. No al intervencionismo y no estoy de acuerdo con la votacion de Argentina contra Venezuela en Las Naciones Unidas. Juntas venceremos