Por aulas libres de violencia machista

Desde la colectiva Tinta Violeta acompañamos amorosamente a las adolescentes y sobrevivientes de  violencia machista cometida por el director de la Fundación Banda Show Caracas, Alfredo José Rodríguez Bello, quien de manera sistemática y continuada, durante al menos 20 años, ha sido autor de distintas formas de violencias  contra niñas, niños y adolescentes, participantes de esta fundación de enseñanza, actualmente ubicada en el Centro Cultural Don Bosco, Caracas, Venezuela.

Estamos en conocimiento de que Alfredo José Rodríguez Bello, desde una posición de poder y aprovechándose de su autoridad, establece contactos  de aparente índole “protectora” y “paternal” con niñas y algunas adolescentes estudiantes de la Banda, al tiempo que las manipula y somete a formas de violencia psicológica, de acoso y hostigamiento e incluso a contactos de tipo sexual no deseados, abusando del poder que le otorga su condición de director de la Banda Show Caracas. También, se ensañó contra niños y adolescentes, a través de acciones que encuadran como formas de maltrato, tipificadas como delito en la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes.

Por tal motivo, nosotras, colectiva venezolana que acompaña a mujeres, niñas, niños y adolescentes en situaciones de violencia machista publicamos estas denuncias, por lo que esperamos sean atendidas y procesadas con celeridad dentro de los Sistemas de Justicia para las mujeres, niñas y adolescentes en Venezuela. A su vez, demandamos  la reparación moral y psicológica para ellas y demás afectadxs, tal como lo establece nuestra Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

Hoy estas jóvenes han roto el silencio a pesar del miedo y dolor que han sentido durante los últimos años. Hoy alzan sus voces con fuerza, acuerpamiento y sororidad entre ellas, para hacer justicia y para convocar a la sociedad venezolana a que rompamos el silencio patriarcal en los espacios académicos, artísticos y educativos. Hoy es, también, un momento para que más jóvenes y mujeres denuncien si alguna vez han sido víctimas de los modus operandi de este depredador sexual, quien ha afectado a generaciones de estudiantes.  Recuerden que no están solas. Ya no estamos solas, por lo que sumamos nuestras voces como mujeres militantes y acompañantes para decir BASTA a los abusos, los acosos sexuales y los hostigamientos por parte de profesores a alumnas. 

¡BASTA de seguir reproduciendo un sistema educativo machista y sexista! Pero para decir basta a la violencia de género, hay que hacer viva la Ley e instituciones que protejan a las niñas, jóvenes, adolescentes y adultas. 

Para decir basta hay que transformar culturalmente nuestros espacios de formación y aprendizaje. Para decir basta, hay que diseñar y llevar a cabo programas con perspectiva feminista que prevengan el machismo que ronda en las instituciones públicas, en nuestra casa, en los colegios, las escuelas, en las comunidades y dentro de los espacios artístico-culturales. Para decir basta no se puede separar la obra de un artista o músico que manipula, viola y acosa a menores de edad y a mujeres jóvenes.

Tinta Violeta