“Valeria”, una serie para nosotras

“Valeria”, una serie para nosotras

A muchas nos ha pasado que tenemos una tensión y atracción sexual muy intensa con un chico sexy. Nuestro deseo de estar juntxs es cada vez más fuerte. Sólo basta un simple encuentro, flirteo o intercambio de miradas para confirmarlo. Y cuando ese deseo se concreta con una visita de él a casa, mientras nuestra pareja no está, nos damos un golpe con la realidad. Las caricias son instantáneas, fugaces, casi inexistentes como un orgasmo masculino bastante precoz. En cambio, nosotras seguimos con las ganas, deseantes y decepcionadas de las expectativas que nos elaboramos, porque, realmente, la primera relación sexual con alguien no es tan perfecta o pasional como estamos acostumbradas a ver en las típicas películas o producciones televisivas. Esta reflexión podemos hallarla en un capítulo de “Valeria”, una serie española transmitida en Netflix, basada en las novelas de Elísabet Benavent y protagonizada por Diana Gómez, Paula Malia, Silma López y Teresa Riott.

Valeria es una joven, quien en Madrid debe enfrentarse al desempleo, los trabajos poco emocionantes, escribir una novela original al mismo tiempo que vive una crisis matrimonial y desamor junto a sus amigas Carmen, Lola y Nerea. La serie, que lleva el nombre de este personaje principal, también nos relata experiencias y peripecias sobre la vida sexual de una mujer casada, el placer femenino, la salida del clóset ante la familia, la maternidad no tradicional, la militancia feminista, las relaciones sexo-afectivas entre colegas, así como el machismo e injusticias dentro del mundo editorial. Además, la trama nos muestra que los noviazgos tienen un inicio y un final -como los trabajos que nos gustan o disgustan- y, muchas veces, estas situaciones afectan nuestra estabilidad emocional, laboral o económica. Sin embargo, las amigas de Valeria, pese a los conflictos, son la contención y expresión de sororidad, muy necesaria, durante su etapa profesional como escritora.  

La 1era temporada de dicha serie tiene 8 episodios y el próximo 13 de agosto se estrena la segunda parte de este filme entretenido, con frescas actuaciones y un guion comiquísimo que recomiendo ver a quienes ya casi estamos en el tercer piso de la vida.

Laura Cano

Tinta Violeta

Por aulas libres de violencia machista

Desde la colectiva Tinta Violeta acompañamos amorosamente a las adolescentes y sobrevivientes de  violencia machista cometida por el director de la Fundación Banda Show Caracas, Alfredo José Rodríguez Bello, quien de manera sistemática y continuada, durante al menos 20 años, ha sido autor de distintas formas de violencias  contra niñas, niños y adolescentes, participantes de esta fundación de enseñanza, actualmente ubicada en el Centro Cultural Don Bosco, Caracas, Venezuela.

Estamos en conocimiento de que Alfredo José Rodríguez Bello, desde una posición de poder y aprovechándose de su autoridad, establece contactos  de aparente índole “protectora” y “paternal” con niñas y algunas adolescentes estudiantes de la Banda, al tiempo que las manipula y somete a formas de violencia psicológica, de acoso y hostigamiento e incluso a contactos de tipo sexual no deseados, abusando del poder que le otorga su condición de director de la Banda Show Caracas. También, se ensañó contra niños y adolescentes, a través de acciones que encuadran como formas de maltrato, tipificadas como delito en la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes.

Por tal motivo, nosotras, colectiva venezolana que acompaña a mujeres, niñas, niños y adolescentes en situaciones de violencia machista publicamos estas denuncias, por lo que esperamos sean atendidas y procesadas con celeridad dentro de los Sistemas de Justicia para las mujeres, niñas y adolescentes en Venezuela. A su vez, demandamos  la reparación moral y psicológica para ellas y demás afectadxs, tal como lo establece nuestra Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

Hoy estas jóvenes han roto el silencio a pesar del miedo y dolor que han sentido durante los últimos años. Hoy alzan sus voces con fuerza, acuerpamiento y sororidad entre ellas, para hacer justicia y para convocar a la sociedad venezolana a que rompamos el silencio patriarcal en los espacios académicos, artísticos y educativos. Hoy es, también, un momento para que más jóvenes y mujeres denuncien si alguna vez han sido víctimas de los modus operandi de este depredador sexual, quien ha afectado a generaciones de estudiantes.  Recuerden que no están solas. Ya no estamos solas, por lo que sumamos nuestras voces como mujeres militantes y acompañantes para decir BASTA a los abusos, los acosos sexuales y los hostigamientos por parte de profesores a alumnas. 

¡BASTA de seguir reproduciendo un sistema educativo machista y sexista! Pero para decir basta a la violencia de género, hay que hacer viva la Ley e instituciones que protejan a las niñas, jóvenes, adolescentes y adultas. 

Para decir basta hay que transformar culturalmente nuestros espacios de formación y aprendizaje. Para decir basta, hay que diseñar y llevar a cabo programas con perspectiva feminista que prevengan el machismo que ronda en las instituciones públicas, en nuestra casa, en los colegios, las escuelas, en las comunidades y dentro de los espacios artístico-culturales. Para decir basta no se puede separar la obra de un artista o músico que manipula, viola y acosa a menores de edad y a mujeres jóvenes.

Tinta Violeta

Recomendaciones Violeta: Señoras que se empotraron hace mucho

Recomendaciones Violeta: Señoras que se empotraron hace mucho

¿Sabías que una de las pintoras más famosas del siglo XIX tuvo que pedir un permiso especial para poder ir con pantalones al campo cuando trabajaba bocetando animales? ¿O que una de las mayores estrellas mediáticas del siglo XX ayudó a ganar una guerra con su ropa interior? ¿O que en el siglo XVII una cantante de ópera se metió en tantos líos que el rey de Francia tuvo que perdonarle la vida… dos veces?

Estas son solo algunas de las mujeres de las que voy a hablaros en este libro. Todas tienen vidas fascinantes, dejaron huella en la historia y se vieron envueltas en circunstancias únicas. Y todas tienen algo en común: su atracción romántica o sexual hacia otras mujeres.

 

Con esta introducción nos adentramos en el maravilloso libro de las Señoras que se empotraron hace mucho, de Cristina Domenech, un texto ameno e increíble que recopila la vida de mujeres increíbles de nuestra historia cuyo componente en común era su amor por otras mujeres.

Toda la vida han existido las mujeres rebeldes, incómodas, las que no se ajustan a las normas impuestas por la sociedad y las que viven su vida desafiando los convencionalismos y haciendo avanzar a las sociedades. Dentro de estos selectos grupos las mujeres lesbianas, bisexuales y queer en general, han sido las más invisibilizadas, aunque la historia oficial haya querido borrarlas, disimularlas y disfrazarlas con eufemismos de “amistades intensas”. Señoras que se empotraron hace mucho es una compilación (y un gran esfuerzo) de la historiadora Cristina Domenech por recolectar con detalle, la vida de muchísimas mujeres que vivieron con intensidad romances ajetreados y vidas amorosas de la mano de otras mujeres. Artistas, genias, rebeldes, todas ingeniosas mujeres que desafiaron las reglas morales de su tiempo y vivieron acorde a su propia verdad.

Esta compilación abarca desde el siglo XVII hasta principios del siglo XX y explora las vidas, tanto públicas como privadas de estas increíbles mujeres que se enamoraban de otras mujeres, un listado heterogéneo y muy diverso entre las que contamos con Anne Lister (reconocida ahora gracias a la serie Gentelman Jack) Catterina Vizzani, Colette, Josephine Baker, entre muchas más que nos sirven de referencia para visibilizar la importancia de la diversidad sexual femenina en las distintas épocas.

Domenech nos lleva a través de 3 siglos con una pluma certera e incisiva y un maravilloso sentido del humor que hará de nuestro trayecto por las páginas del libro algo sumamente agradable y divertido. Te retamos a no disfrutar este libro y lo dejamos como una recomendación muy especial en nuestro mes del orgullo.

Victoria Alen

Tinta Violeta

Colectiva Tinta Violeta realiza denuncia por violencia institucional

El pasado lunes 24 de mayo de 2021, la Asociación Civil Tinta Violeta, en defensa de los derechos de las mujeres en Venezuela, introdujo una denuncia por violencia institucional* cometida por funcionarios y funcionarias que pertenecen a la Unidad de Atención a la Víctima del Ministerio Público, ubicada en Caracas.

“La mayoría de las mujeres cuando van a colocar una denuncia por la violencia machista, en los órganos receptores de denuncia (como el Ministerio Público), suelen sufrir diversas formas de revictimización. Las acompañantes de casos de violencia machista estamos acostumbradas a recordarles sus funciones”, expuso Yelena Carpio, abogada litigante por los derechos de las mujeres e integrante de Tinta Violeta.

En este sentido, el documento de denuncia por violencia institucional, realizado por esta organización, expone que hace un par de semanas acompañaron un caso de violencia en el que una mujer joven fue revictimizada por funcionarios y funcionarias, no identificados, que se encontraban en la Unidad de Atención a la Víctima del Ministerio Público en Caracas.

Además, estos funcionarios y funcionarias, durante casi 4 horas, intentaron ruletear, remitir a otra institución y denegar su derecho a realizar una denuncia por violencia basada en género.

“En este caso, los funcionarios acometieron distintas agresiones. Primero, la joven que acompañamos tuvo que esperar aproximadamente cuatro horas para ser atendida. En gran parte de este tiempo, estuvo en una cola bajo el sol en una acera, en la cual se le acercaron unos funcionarios para preguntarle en cinco ocasiones distintas por qué ella estaba allí. Ella tuvo que explicar la misma cantidad de veces cuál era el motivo de su denuncia, y lo tuvo que revivir frente a la gente del público”, comentó Carpio.

Por otro lado, Carpio relató que, muchas horas después de que la joven explicara reiteradas veces su caso, los funcionarios le dijeron que debía ir al CICPC porque, según ellos, el Ministerio Público no era competente de recibir su denuncia, denegando su derecho a la debida atención.

“Esto es información falsa que va en contra de sus obligaciones como representantes de esta institución pública. El Ministerio Público es un órgano receptor de denuncia que tiene la capacidad y obligación de orientar adecuadamente a las víctimas. Con este hecho, no solo no orientaron, sino que desorientaron. Ellos negaron tener la competencia que la Ley les atribuye directamente. Además, hicieron perder mucho tiempo a la sobreviviente de violencia machista. Ella se quedó, por nuestra recomendación, y al final logramos que le recibieran su denuncia después de una profunda y dolorosa lucha”, expresó Yelena Carpio.

Esta legítima acción, por parte de Tinta Violeta, ratifica la participación protagónica de las organizaciones sociales en el cumplimiento de la Ley Orgánica Sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LODMVLV), también está reflejada en el artículo 101 del Estatuto de Personal del Ministerio Público.

Asimismo, el artículo 73.6 (LODMVLV) establece que cualquier organización se encuentra en facultad de presentar denuncias por los delitos estipulados en esta ley, así como en su intervención en los procedimientos legales.

“La revictimización es un delito, denominado como Violencia Institucional, y configura faltas disciplinarias que están establecidas en los respectivos reglamentos o leyes que regulan cada institución. En este caso particular, en la Ley Orgánica del Ministerio Público y en el Estatuto del Ministerio Público está establecido como una falta el trato inadecuado al público, lo cual encuadran con las formas de maltratos hacia las mujeres que denuncian”, explicó la abogada.

De acuerdo con el Estatuto del Ministerio Público, en su artículo 97, “son causales de amonestación escrita cuando existe incumplimiento o negligencia en el ejercicio de sus deberes (…), así como la falta de atención al público”.

A su vez, la LODMVLV establece que quien, en el ejercicio de la función pública, independientemente de su rango, retarde, obstaculice, deniegue la debida atención o impida que la mujer acceda al derecho a la oportuna respuesta en la institución a la cual ésta acude, a los fines de gestionar algún trámite relacionado con los derechos que garantiza la presente Ley, será sancionado con multa entre cincuenta Unidades Tributarias (50 U.T) y ciento cincuenta Unidades Tributarias (150U.T).

A pesar de los hechos mencionados, no cabe duda que el Ministerio Público, en los últimos años, ha sido uno de los órganos receptores de denuncia más comprometido en los casos de justicia para las mujeres, niñas y adolescentes en el país. De hecho, según la experiencia del Voluntariado «Mayell Hernández» las situaciones de revictimización y violencia institucional en contra de las mujeres sobrevivientes de violencia machista, son cometidas en su mayoría por representantes de cuerpos de seguridad del Estado venezolano.

Por lo tanto, es un desafío pendiente para estos órganos hacer cumplir, en todo el territorio nacional, las “Normas de Actuación de las funcionarias y funcionarios policiales y de investigación penal para la atención de víctimas de violencia machista”, publicadas en la Gaceta Oficial N° 42076 el 26 de febrero de 2021.

Es la primera vez que Tinta Violeta lleva a cabo una denuncia formal por violencia institucional mediante un escrito que fue presentado ante la Fiscalía Superior del Área Metropolitana de Caracas. “La solicitud de nuestra denuncia es que se inicie una investigación y un procedimiento en el que se identifiquen a los funcionarios responsables para que se les apliquen las sanciones correspondientes. Esperamos una respuesta formal de las autoridades”, acotó Carpio.

También, la Asociación Civil Tinta Violeta, con esta acción, aspira a que todo el funcionariado sea sensibilizado en materia de violencia contra las mujeres porque las malas prácticas en el Sistema de Justicia forman parte de un problema cultural y patriarcal.

*Son las acciones u omisiones que realizan las autoridades, funcionarios y funcionarias, profesionales, personal y agentes pertenecientes a cualquier órgano, ente o institución pública, que tengan como fin retardar, obstaculizar o impedir que las mujeres tengan acceso a las políticas públicas y ejerzan derechos previstos en esta Ley para asegurarles una vida libre de violencia. (Art. 16, Capítulo II. Definición y formas de violencias contra las Mujeres – LODMVLV).

Asociación Civil Tinta Violeta

Comunicado: NO ESTAMOS SOLAS

Desde Tinta Violeta y la Red La Araña Feminista, ante la serie de denuncias de violencia machista, hechas a través de las plataformas virtuales, nos solidarizamos con las, los y les sobrevivientes que hoy alzan sus voces y están superando las barreras del miedo, la culpa y otros estigmas sociales. 

Rechazamos cualquier tipo de violencia y dominación que menoscaben la integridad física, mental y sexual de las mujeres, niñas, niños y adolescentes. Nos referimos a la violación sistemática del derecho a una vida digna, el ejercicio pleno de la personalidad, la autonomía, el derecho a la sexualidad integral, libre y diversa, así como el derecho a la denuncia.

Les decimos desde aquí, entendiendo que son ustedes las protagonistas, que sabemos el doloroso proceso por el que han pasado y al que se han enfrentado con una particular valentía, superando la culpa, la estigmatización y el miedo, rompiendo el silencio. Hemos andado un largo camino, lleno de sendas sinuosas y grandes conquistas, desde la lucha por el voto femenino, allá en los 40 del siglo pasado, para llegar a este momento de no callar más, en el que las acompañamos gritando a su lado:  #YoSiTeCreo, No Están Solas. No Estamos Solas. 

Creemos saber el temor que sienten porque muchas estamos siendo amenazadas y hostigadas por agresores y redes de complicidad patriarcal. La cofraternidad machista que impera en las familias, la comunidad y espacios cotidianos de nuestras vidas ha activado sus mecanismos de resistencia, para que no avancemos sobre sus privilegios ni erradiquemos las prácticas de abuso y violencia normalizadas, para que no nos defendamos.

Con sororidad las acuerpamos, ponemos nuestros cuerpos, nuestros conocimientos, en definitiva toda nuestra fuerza para brindarles, si así lo desean, acompañamiento amoroso, contención emocional y asesoría jurídica. 

Queremos hacer notar que todavía es posible conseguir justicia para algunos de los casos denunciados, aunque hayan transcurrido años del hecho de violencia. En este sentido, es importante resaltar que según la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia toda niña, mujer y adolescente tiene derecho a la indemnización, de parte de los agresores, por los delitos cometidos que están contemplados en dicha Ley.

Convocamos a la sociedad toda a acompañar a quienes hoy ponen en el tapete público sus vidas y sus dolores, a no estigmatizar a quienes con valentía develan una realidad que por generaciones ha hecho un profundo daño a las niñas, adolescentes y mujeres de nuestro país. Reconozcámonos desde los valores más elevados de nuestro pueblo y respondamos con solidaridad y amor ante esta verdad que hoy nos confronta con el padecer de muchas. 

Finalmente, hacemos un llamado a los Órganos Receptores de Denuncia, al Sistema de Justicia y el Sistema de Protección, para que den respuesta efectiva a cada una de las denuncias por violencia machista,  haciendo letra viva el marco jurídico venezolano, sin revictimizaciones que atenten contra los DDHH de cada una de nosotras.

#YoSiTeCreo

Recomendaciones Violeta | La Mujer Invisible

«La mayor parte de la historia humana documentada adolece de un gran vacío de datos. Desde la teoría del «hombre cazador», los cronistas del pasado han profundizado poco en el papel que han tenido las mujeres en la evolución de la humanidad, ya sea ésta cultural o biológica». Así comienza el prefacio del libro de Caroline Criado Pérez, La mujer invisible, en que nos describe a los largo de sus más de 1500 páginas el sesgo académico, investigativo y científico que se ha tenido, y que se mantiene hasta nuestros días, respecto a las mujeres como parte del 50% de la humanidad.

Con datos y estadísticas, Caroline Criado Pérez nos lleva por el mundo de la academia demostrando cómo en casi todos los casos, las muestras, los ejemplos, las pruebas y los testeos de productos se centran en la figura masculina aunque sean productos que vayan a ser usados tanto por hombres como por mujeres.

Este sesgo, que en apariencia podría parecer inocuo, representa un problema que termina teniendo repercusiones a nivel de salud y seguridad para las mujeres, ya que no todos los productos tienen el mismo impacto de acuerdo al sexo, bien sea por un asunto de tamaño, en los casos más sencillos como el de los teléfonos celulares, o en casos más graves, como el de algunos medicamentos, como los antibióticos o antihistamínicos, que, según nos cuenta la autora, pueden llegar a modificar y/o alterar el ciclo menstruar de las mujeres en algunos casos.

Como ella misma aclara a las pocas líneas de haber empezado el texto, este sesgo no es deliberado ni forma parte de ningún plan malvado, sencillamente es la consecuencia de pensar en función de un universal masculino que venimos arrastrando durante décadas y que necesitamos señalar, para poder corregirlo con el tiempo. Así lo comenta la autora:

Esta observación no es nueva. Simone de Beauvoir la hizo célebre cuando en 1949 escribió: «La humanidad es macho, y el hombre define a la mujer no en sí, sino respecto de él; no la considera como un ser autónomo. […] Él es el Sujeto, él es lo Absoluto; ella es el Otro». Lo novedoso es el contexto en que las mujeres continúan siendo «el Otro», y ese contexto es un mundo que está sujeto y que depende cada vez más de los datos.
Lo que nos invita a reflexionar en torno a un mundo en donde la data procesada para moldear los artículos que usamos a diario, las herramientas y los productos, tengan aparentemente un uso “universal” cuando en realidad ese uso está moldeado en función de un prototipo que tiene forma casi indefectiblemente masculina.

A lo largo del libro, la autora nos describe con pelos y señales múltiples ejemplos de cómo funciona este sesgo en la actualidad, reflexionando acerca de los métodos de muestreo y de testeo utilizados incluso en las universidades más prestigiosas y exhortándonos a involucrarnos más en estas lecturas para poder determinar hasta qué punto nuestro mundo ha sido moldeado solo para un sexo.

Victoria Alen

Tinta Violeta

Comunicado. Normas de actuación de los funcionarios policiales y de investigación penal, para la atención de víctimas de violencia de género

Las organizaciones feministas expresamos nuestra  satisfacción con la entrada en vigencia de la Resolución 0026  del 01 de febrero de 2021 contentiva de las Normas  de actuación de los funcionarios policiales y de investigación penal, para la atención temprana y oportuna de víctimas de violencia de género y la recepción de las correspondientes denuncias y la actuación policial en los procesos de investigación penal,  del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores, Justicia y Paz y publicadas en la Gaceta Oficial n°42076 del 26 de febrero de 2021. 

La promulgación de esta norma responde a las demandas expresadas por muchas organizaciones feministas a nivel nacional en numerosas oportunidades y, en especial, el 27 de noviembre de 2020, cuando a propósito del Día Internacional de la erradicación de la violencia contra las mujeres sostuvimos una primera reunión con un equipo del MPPRIJP.

A partir de entonces, representantes de varias organizaciones feministas participaron activamente de la discusión y redacción final de la resolución, conjuntamente con funcionarias y funcionarios del MPPRIJP, para responder a la necesidad real y urgente de ofrecer una atención adecuada y no revictimizante a las mujeres, adolescentes y niñas en situación de violencia.

Destacamos entonces como positiva la efectiva respuesta oficial a nuestras justas demandas, que claramente se diferencia de otras oportunidades en las que, aun siendo convocadas a participar en espacios de debate institucional no se llegó a resultados concretos.

Asimismo, consideramos como avances concretos para la Justicia y erradicación de la violencia contra la mujer, adolescentes y niñas:

  • La prohibición explícita de cualquier forma de mediación o diálogo con los agresores (artículo 12.4).
  • La atribución de competencias de supervisión, coordinación y dirección respecto de la aplicación de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, incluyendo la de sancionar disciplinariamente el incumplimiento de estas normas.
  • La definición de pautas de actuación para los funcionarios y funcionarias receptoras de denuncia en las diferentes etapas de la atención, que consideran la situación específica de la víctima denunciante, incluyendo sus emociones, dificultad para expresarse con claridad, confusión, edad, entre otros factores que pueden incrementar su vulnerabilidad;
  • La creación de oficinas receptoras de denuncia de violencia de género en las policías nacionales, estadales y municipales así como en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) y la obligación de que sus funcionarios y funcionarias se encuentren formados y capacitados en materia de atención de violencia de género.
  • La obligación de llevar estadísticas mensuales sobre las denuncias de violencia contra la mujer, con especificaciones que permitirán la comprensión del fenómeno de la violencia en los respectivos territorios y generar las políticas que respondan a las necesidades concretas;

Finalmente, reiteramos nuestro llamado a todos los órganos a cargo de hacer cumplir la Ley a difundir el contenido de estas Normas y garantizar su aplicación cabal, así como a fortalecer la capacitación en materia de violencia contra la mujer, incluyendo la formación en los factores de orden legal, social, psicológico, criminalístico e histórico que permitan comprender y gestionar adecuadamente cada caso de violencia contra las mujeres, con miras a su erradicación definitiva.

La violencia machista estructural socava la paz social e impide el desarrollo pleno de las personas y de la sociedad. En este sentido, tenemos la convicción de que estas Normas significan un avance en la paz activa que propugnamos desde los movimientos feministas.

Caracas, marzo 2020

Enlace a la Gaceta Oficial Nro 42.076

Normas  de actuación de los funcionarios policiales y de investigación penal, para la atención temprana y oportuna de víctimas de violencia de género y la recepción de las correspondientes denuncias y la actuación policial en los procesos de investigación penal,

Gaceta completa

Firmantes:

Colectiva Tinta Violeta

Liliana Buitriago A – Investigadora y activista ecofeminista

Yelena Carpio Cuesta – Tinta Violeta y Faldas R

Eliot Cairos

Karina Chacón – Tinta Violeta

Aimee Zambrano Ortiz – Monitor de Femicidios de Utopix

Maritza Sanabria – Colectivo Feminista Mujer Género Rebelde MUGER

Orlanis Barreto – Tinta Violeta

Victoria Alen – Tinta Violeta

Mollie Jacinta Aguirre Bermúdez – Diversidad UBV

Movimiento Mujeres por la Vida

Dilsia Arévalo

Msc y Abogada Imelda González –  Movimiento de Inquilinxs

Marieva Caguaripano – Nosotras Contamos

Sandra Sequera – Colectivo Feminista Mujer Género Rebelde MUGER

Yoseglis Cabrera – Calistenia Cultural

Colectiva Tejiéndonos Mujeres

Partido Comunista de Esapaña

MCppolaa

Yeireimi Fuentes

 

 

Recomendaciones Violeta – I May Destroy You Copia

Aprovechando el revuelo de los premios Globos de Oro dejamos esta recomendación, a propósito de que esta serie, por alguna razón que todavía no comprendemos, no recibió ninguna nominación. Por supuesto que hablamos de I May Destroy You, una serie escrita, co-dirigida y protagonizada por la mutifacética Michaela Coel y que nos cuenta la historia de una mujer que es drogada y violada en un club durante una noche de fiesta con varios amigos,  y todo el camino que recorre la protagonista para lidiar con esa situación.

Uno de los elementos más interesantes de esta historia viene dada porque I May Destroy You está basada en una traumática experiencia personal de su creadora, lo que le imprime muchísima veracidad, no solo a las actuaciones sino también a los diferentes conflictos que vive la protagonista a lo largo de la historia. La narrativa es sólida, así como sus personajes, y su desarrollo logra que nosotros como espectadores nos replanteemos nuestras experiencias sexuales y nos hagamos distintas interrogantes.

La serie tiene una duración de 12 capítulos y aparentemente  autoconclusiva ya que no se platea una segunda temporada. El valor de este material viene dado por diferentes elementos, tanto a nivel técnico como la dirección de arte, los diálogos y la construcción de los personajes, como en cuanto a contenido, con una historia sólida, de temática compleja, pero que nunca aburre y que jamás sientes como una lección de sexualidad, a pesar de que durante toda la cinta te plantea preguntas y discusiones. El resultado es un seriado con un discurso orgánico que visibiliza el proceso de trauma de una violación desde el punto de vista de su víctima, sin minimizarla, enaltecerla o romantizarla.

En principio no vemos el crimen en sí mismo y tampoco la cara del violador, pero lo que sí vemos a detalle son los efectos que tuvo ese evento traumático en la vida de Arabella, su protagonista, una joven escritora, sumamente talentosa cuya vida da un giro inesperado y desagradable.

Con un tono profundo que no llega a aburrir, la historia se pasea por distintas formas de discriminación y nos permite ver la realidad de los abusos sexuales con una veracidad pocas veces representada en pantalla “Antes de ser violada nunca le presté atención al asunto de ser una mujer. Estaba demasiado ocupada siendo negra y pobre. Una pequeña violación parece poca cosa cuando otras chicas mueren lapidadas por tener un celular o sangran hasta morir con los genitales mutilados”, dice Arabella en un capítulo, planteándonos la interseccionalidad como otra temática para el debate.

Por todo lo anteriormente dicho, I May Destroy You fue alabada y vitoreada tanto por la crítica especializada como por el público general, por lo que resultó una sorpresa desagradable que no haya sido nominada a los Globos de Oro recientes ¿cuáles fueron las razones? Siguen siendo un misterio, pero misoginia y racismo son palabras que suenan con fuerza en estas acusaciones.

Te recomendamos mucho I May Destroy You, es una serie que cumple con todos los elementos básicos del entretenimiento, es graciosa, tiene personajes agradables, diálogos inteligentes, pero aparte nos deja con muchas reflexiones que pasarán semanas dándonos vueltas en la cabeza.

“Akelarre”: una historia de sororidad y sexo

“Akelarre”, una película estrenada en Netflix que ha ganado popular recientemente. Su nombre de origen vasco hace referencia a la reunión de brujas que realizan rituales y hechizos en adoración al Diablo. Esta cinta cuenta la historia de las jóvenes Ana, María, Olaia, Katalin, Maiden y Oneka, quienes se dedican a labores comunitarias mientras los hombres trabajan mar adentro y están afuera del pueblo.

A las hermanas Ana y María, junto a sus amigas, les gusta elevar y dedicar cantos a sus maridos, novios y hombres de sus vidas. En los ratos libres, les encanta bailar en medio del bosque, reírse, echar los cuentos. Pero estas actividades son estigmatizadas y sentenciadas por el juez Rostegui, apoyado por el párroco de la comunidad. A ellas se les acusa de cometer crímenes, se les acusa de ser brujas.

La película «Akelarre», dirigida por Pablo Agüero, ganó cinco premios Goya, entre los que destacan las categorías “Mejor dirección artística”, “Mejores efectos especiales” y “Mejor música original”, entre otros. La fotografía y dirección son excepcionales, se caracteriza por tener una buena iluminación y contrastes en todas sus escenas.

Este filme fue grabado en los bosques, costas y poblados del País Vasco, Euskal Herria, lugar en que tiempo atrás se caracterizó por padecer la cacería, feminicidios y juicios hacia mujeres, señaladas de “brujas”, por parte de la iglesia y la monarquía española durante el siglo XVII.

El diálogo y guión de “Akelarre” se presenta, al mismo tiempo, en vasco y en castellano; exponiendo así la resistencia de lenguas originarias, como ocurrió con el euskera, que ha sido históricamente prohibido por los reinados y dictaduras de España.

            Asimismo, es una película que pretende visibilizar temas relacionados a cómo la sororidad da un viraje al destino de las protagonistas. Sin embargo, también expone algunas escenas sexuales, clichés y redundantes, que sólo buscan complacer la mirada masculina del espectador desde la postura comercial que asumen los creadores como parte de su narrativa.

Es decir, más que hacer crítica al símbolo y estereotipo de la bruja, que se refiere a la “puta”, “pecadora” y “mala madre-hija” en nuestra historia occidental, con “Akelarre” se sigue ratificando la idea de que las mujeres usan (usamos) el sexo como herramienta de manipulación para pervertir a los hombres. Todo esto con el fin de conseguir la “liberación” femenina en un contexto fuertemente genocida donde las instituciones, moralmente correctas, nos juzgan, queman, asesinan o ejecutan. Así fue el desenlace simplista de la historia. Tal vez, por tal motivo no la vería dos veces esta película.

Pero, en síntesis, Akelarre, con “k”, es una producción audiovisual que intenta expresarnos la sororidad entre mujeres víctimas de las violencias directas del pacto patriarcal y el machismo. Inclusive, es un relato que, no explícitamente, te habla un poco sobre racismo, xenofobia y persecución hacia las comunidades y grupos sociales que alguna vez –aún- se rebelan en contra del sistema hegemónico.

     Aun cuando la película presenta algunas debilidades narrativas, hay elementos que sirven entorno a la necesidad de visibilizar al patriarcado y sus expresiones sistemáticas contra las mujeres. Es por esto que te recomiendo ver “Akelarre”, y más te recomiendo luchar como las nietas de las brujas que nunca pudieron quemar.

Laura Cano

Recomendaciones Violeta – I May Destroy You

Aprovechando el revuelo de los premios Globos de Oro para dejar una recomendación, a propósito de que esta serie, por alguna razón que todavía no comprendemos, no recibió ninguna nominación. Por supuesto que hablamos de I May Destroy You, una serie escrita, co-dirigida y protagonizada por la mutifacética Michaela Coel y que nos cuenta la historia de una mujer que es drogada y violada en un club durante una noche de fiesta con varios amigos,  y todo el camino que recorre la protagonista para lidiar con esa situación.

Uno de los elementos más interesantes de esta historia viene dada porque I May Destroy You está basada en una traumática experiencia personal de su creadora, lo que le imprime muchísima veracidad, no solo a las actuaciones sino también a los diferentes conflictos que vive la protagonista a lo largo de la historia. La narrativa es sólida, así como sus personajes, y su desarrollo logra que nosotros como espectadores nos replanteemos nuestras experiencias sexuales y nos planteemos distintas interrogantes e incluso debates.

La serie tiene una duración de 12 capítulos y aparentemente es una serie autoconclusiva que no se platea una segunda temporada. El valor de esta serie viene dada por diferentes elementos, tanto a nivel técnico como la dirección de arte, los diálogos y la construcción de los personajes, como en cuanto a contenido, con una historia sólida, de temática compleja, pero que nunca aburre y que jamás sientes como una lección de sexualidad, a pesar de que durante toda la cinta te plantea preguntas y discusiones. El resultado es una serie con un discurso orgánico que visibiliza el proceso de trauma de una violación desde el punto de vista de su víctima, sin minimizarla, enaltecerla o romantizarla.

En principio no vemos el crimen en sí mismo y tampoco la cara del violador, pero lo que sí vemos a detalle son los efectos que tuvo ese evento traumático en la vida de Arabella, su protagonista, una joven escritora, sumamente talentosa cuya vida da un giro inesperado y desagradable.

Con un tono profundo que no llega a aburrir, la historia se pasea por distintas formas de discriminación y nos permite ver la realidad de los abusos sexuales con una veracidad pocas veces representada en pantalla “Antes de ser violada nunca le presté atención al asunto de ser una mujer. Estaba demasiado ocupada siendo negra y pobre. Una pequeña violación parece poca cosa cuando otras chicas mueren lapidadas por tener un celular o sangran hasta morir con los genitales mutilados”, dice Arabella en un capítulo, planteándonos la interseccionalidad como otra temática para el debate.

Por todo lo anteriormente dicho, I May Destroy You fue alabada y vitoreada tanto por la crítica especializada como por el público general, por lo que resultó una sorpresa desagradable, que no haya sido nominada a los Globos de Oro recientes ¿cuáles fueron las razones? Siguen siendo un misterio, pero misoginia y racismo son palabras que suenan con fuerza en estas acusaciones.

Te recomendamos mucho I May Destroy You, es una serie que cumple con todos los elementos básicos del entretenimiento, es graciosa, tiene personajes agradables, diálogos inteligentes, pero aparte nos deja con muchas reflexiones que pasarán semanas dándonos vueltas en la cabeza.

Victoria Alen